Unlimited AE and Premiere Pro templates, videos & more! Unlimited asset downloads! From $16.50/m
Advertisement
  1. Photo & Video
  2. Photography Fundamentals
Photography

Cuánto cobrar por tu fotografía

by
Length:LongLanguages:

Spanish (Español) translation by Elena Pari (you can also view the original English article)

A todos nos gusta el arte de la fotografía y los retos técnicos de capturar la esencia de una escena o persona. Sin embargo, en algún momento querrás ganar dinero de tu talento y duro trabajo creativo porque, francamente, ¡esas cosas son caras! Entonces debes entender cómo ponerle precio a tus servicios fotográficos. Esto es esencial si quieres contar con los fondos para actualizar tu equipo, asistir al taller de tus sueños, ganar algo de dinero adicional y, especialmente, si quieres tener un negocio rentable.

Como cada uno de nosotros trabaja en distintos ámbitos fotográficos (bodas, fotoperiodismo, retratos, fotografía comercial, etc.), no entraré en detalles para comparar los precios para bodas frente a precios para bienes raíces. Sin embargo, como todo negocio, o cualquier parte de la vida en la que interactúan los ingresos y egresos, estos operan bajo los mismos principios. Además de cubrir algunos principios empresariales y económicos básicos, te daré algunos consejos sobre cómo ampliar los márgenes de ganancia para que puedas aplicarlos en lo que sea importante para ti.


Determina qué es importante para ti

Con frecuencia esta es una pregunta crucial que se pasa por alto, pero que tanto los fotógrafos como los empresarios deben hacerse. Si eres totalmente honesto en tus respuestas y realizas un análisis profundo, posiblemente te ahorres literalmente años y mucho dinero persiguiendo algo que en realidad no es parte de tus metas. Hazte las cinco preguntas básicas: Quién, qué, cuándo, dónde y por qué.

La más importante de estas preguntas es «por qué».

¿Por qué estás haciendo esto? ¿Por qué trabajas con un tipo de fotografía en particular? ¿Lo haces por dinero? ¿Arte? ¿El reto? ¿Poder? ¿Fama?

De esta pregunta saldrán las respuestas de las demás. El objetivo es identificar tus metas no solo dentro de la fotografía, sino también en tu vida. Además de tu meta, también podrás darte cuenta de lo que has estado haciendo para lograrla. Al hacerte estas preguntas, evitarás desperdiciar (o seguir desperdiciando) tu tiempo y energía.

Por ejemplo, si lo que realmente disfrutas es pasar el tiempo con tu familia y amigos, volverte el fotógrafo oficial del presidente o del primer ministro de tu país no es la mejor opción. Si quieres ser un gran fotógrafo de paisajes naturales, tomar retratos en interiores no contribuye a tu meta.

Como empresario, o simplemente como alguien que no quiere acabar en la quiebra cada vez que compra un nuevo equipo, tienes que ser muy claro y honesto contigo mismo respecto a tus fines y tus medios. Debes saber qué estás haciendo y qué no, así como qué o quién realmente importa.


Fundamentos de economía

La economía se deriva de varias fuerzas económicas y estas varían dependiendo de a qué escuela de pensamiento te adhieras. Sin embargo, las fuerzas más comunes son la oferta y la demanda. A un nivel básico, este principio afirma que el precio de los bienes y servicios está relacionado con su disponibilidad y la demanda por parte del consumidor.

Dependiendo del producto (un bien o servicio) y su demanda, el precio puede subir o bajar. Si hay gran demanda por algo, el proveedor puede cobrar más por su producto. En caso contrario, el precio normalmente disminuye. Si hay poca oferta del producto (sea en cantidad o tiempo) y la demanda es alta, el precio puede ser muy alto, pero aceptable para el consumidor.

A graph showing the interaction of supply (S), demand (D), and price (P). (image: Paweł Zdziarski)
Un gráfico que muestra la interacción de oferta (S), demanda (D) y precio (P). (Imagen por Paweł Zdziarski)

Como un balancín, el precio puede disminuir si hay mucha oferta o si la demanda es insuficiente. A veces los proveedores crean ventas por un período limitado para contrarrestar cualquier fluctuación negativa en sus ingresos, sea inesperada o cíclica.

Estas ventas normalmente ocurren poco antes o después de introducir un nuevo producto al mercado. Lo que están tratando de hacer es usar varios incentivos para que la gente compre su producto o servicio creando escasez, exclusividad o asequibilidad y explotando la «ambición» del consumidor.

Algunas preguntas simples que debes hacerte son:

  • ¿Hay demanda para lo que ofrezco? Si es así, ¿cuán alta es?
  • ¿Dicha demanda se encuentra en mi área física?
  • ¿Está en mi área profesional o de interés?
  • ¿Cuál es el precio actual para mi tipo de fotografía?
  • ¿Realmente hay demanda para lo que ofrezco?
  • ¿Cuánto dura esta dinámica?
  • ¿Es volátil?

En resumen, los precios dependen de la oferta y la demanda.


Relación de ingresos y egresos

By upgrades like this can cause a severe shift in your cost-income relationship. In order to compensate, you may need to increase your pricing. (photo: Daniel Sone)
Actualizaciones de equipo como esta causan cambios severos en tu relación de ingresos y egresos. Para compensar esto, tal vez necesites aumentar tus precios. (Foto por Daniel Sone)

Una vez que has entendido el mercado de tu fotografía, es hora de empezar a determinar tu relación de ingresos y egresos. Esta relación es la otra mitad de tu estructura de precios y determina tanto tus ganancias como tu margen de ganancias. Si no sabes cuánto cuestan las cosas, no sabrás cuánto cobrar ni cuánto dinero estás ganando. Esto es tan importante como conocer las fuerzas económicas que dirigen y afectan tu mercado.

En un negocio, casi todo cuesta algo. Cuando determines tus egresos, gastos generales e inversiones (todo eso viene a ser el costo) te sorprenderás de cuántos factores tienes que considerar en esa ecuación. Muchos fotógrafos, especialmente aquellos que recién están comenzando a hacer un negocio de su afición, solo toman en cuenta el costo del equipo, los traslados y los materiales. Sin embargo, tienden a olvidar otros factores, como el tiempo, el envío y el entrenamienteo adicional. A pesar de que el rollo de cinta adhesiva que usas no es muy caro, sea como sea es un gasto.

Aquí hay una lista de lo que necesitas considerar cuando calcules cuánto te está costando tu fotografía:

  • Equipo fotográfico (cámaras, lentes, tarjetas, baterías, iluminación, modificadores de luz, parantes, abrazaderas, bolsas o estuches, etc.)
  • Equipo de posproducción (computadoras, software, impresora y tintas, papel, tableta Wacom, cables, equipos periféricos, etc.)
  • Equipos de comunicación (teléfono, internet, fax, libretas de apuntes y lapiceros, papel, micrófonos y audífonos, parlantes, etc.)
  • Transporte (costo del viaje, hotel, comida, pasaportes y permisos o visas, etc.)
  • Administración (empleados, asistentes, software, suministros, servicios y copias de respaldo, escritorios, sillas, etc.)
  • Seguros, contabilidad, servicio legal (obligaciones, impuestos, seguro contra daños, abogado, etc.)
  • Publicidad y gestión de marca (sitio web o blog, copyright y pago por registro de logo, investigación de mercado, tarjetas de presentación, materiales promocionales, etc.)
  • Envío y empaque (sellos, membresías o tarifas de envío, cinta, cajas y sobres, tarifa de proceso de la orden por terceras partes, etc.)
  • Mantenimiento y educación continua (mantenimiento de equipos, salud, actualizaciones de equipo o software, talleres, libros educativos, etc.)
  • Tiempo (edición, asesoría, traslados, educación, sesión fotográfica, investigación, trabajo personal, etc.)

Esta es una lista desalentadora con abundantes subcategorías, pero si realmente quieres saber cuánto cobrar, tienes que saber cuáles son tus costos. Una de las cosas más importantes que puede hacer un fotógrafo para reducir sus costos, y por lo tanto aumentar sus ganancias, es ser eficiente en cada paso del proceso. El tiempo que pasas haciendo algo relacionado con tu fotografía o negocio fotográfico debería ser un esfuerzo rentable y bien invertido.

El tiempo es dinero (Benjamin Franklin)

Una vez que averiguas la cantidad a la que ascienden tus egresos, simplemente sustráela de tus ingresos. La diferencia, sea positiva o negativa, es tu margen de ganancia. Si tus márgenes de ganancia son muy pequeños, entonces necesitas subir tus precios o reducir tus gastos. Si quieres aumentar tus ganancias y márgenes en general, necesitas hacer las dos cosas.


Ingreso bruto versus ingreso neto y ganancia

Este es un concepto simple que debes entender. El ingreso bruto es el dinero que ganas antes de sustraer tus gastos y el ingreso neto es el dinero que queda después de haberlos sustraído. Un buen ejemplo es el peso de una caja de cereal. Esta tiene un peso bruto y un peso neto. El peso bruto incluye el empaque y el cereal, mientras que el peso neto considera solo al cereal.

(photo: Daniel Sone)
(Foto por Daniel Sone)

El ejemplo más relevante es cuánto paga tu cliente por una sesión. Digamos que el cliente te paga $2000 por una sesión (ingreso bruto). ¡Parece que estás ganando mucho dinero! Pero en realidad no es así.

Después de considerar el costo de tu equipo, el tiempo, el traslado, los materiales, el envío, los alquileres, etc., ese cheque de $2000 se reduce y lo que te queda es el ingreso neto.

Si tu ingreso neto es mayor que tus gastos, ¡tienes una ganancia!

Fuera del mundo de los negocios, a las ganancias se les dice «renta disponible», es decir, el dinero que te queda después de pagar tus cuentas, impuestos y otros gastos.


El costo de hacer negocios

A todas estas cosas se les llama el «costo de hacer negocios», es decir, lo que cuesta hacer lo que haces.

Tus precios tienen que cubrir esos costos y darte algo extra para crecer. Esta es una excelente manera de ver si lo que estás ganando es suficiente para alcanzar tus metas, así como de hacer los ajustes necesarios para lograrlas. Tal vez no necesitas ir a la cafetería tan seguido, estás alquilando demasiado equipo, o tu flujo de posproducción es demasiado lento.

Hace unos cuantos años calculé cuánto gastaba cada vez que presionaba el obturador de la cámara. No importaba si era por negocios o por placer. Mi cámara no sabía la diferencia y, por lo tanto, yo tampoco la consideraba. Calculé el costo total de mi equipo (cámaras, lentes, computadoras, software, etc.) combinado con el costo promedio de los traslados (combustible, peajes, etc.) y luego lo dividí entre la actividad del obturador de mi cámara.

Identificar esto puede ayudarte a decirte a ti mismo: «Necesito cobrar más» o «estoy gastando demasiado».


Tipos de fotografía

Antes de ver un ejemplo de cómo cotizar, necesitamos entender que cada tipo de fotografía tiene sus propios requerimientos y, por lo tanto, sus costos y precios también son diferentes. Cada tipo de fotografía (para bodas, de moda, retrato, periodístico, de eventos, etc.) tiene diferentes exigencias y debes saber cuáles son. Un fotoperiodista normalmente no tiene los mismos plazos de entrega o costos que un fotógrafo de modas. Si estás trabajando para un periódico local, el precio por alquilar una caja de luz de dos metros probablemente no entre en el cálculo.

A continuación hay una lista de los conceptos que usan diferentes fotógrafos para cobrar. No estoy considerando cosas comunes como cámaras, posproducción y envío digital (FTP, disco duro o disco):

  • Fotografía de moda: espacio en estudio, iluminación y soportes, asistentes, maquillaje y peinado, vestuario, casting y retoque.
  • Fotoperiodismo: traslados, alquiler de lentes, tarifa por derecho de uso, guías y traductores, alojamiento y comidas.
  • Fotografía de paisajes: traslados, alquiler de equipos, guías, impresiones y enmarcado.
  • Fotografía de bodas: traslados, alquiler de equipos, asistentes, hotel, impresiones, álbumes, presentación con diapositivas y retoque.
  • Fotografía de retratos: espacio en estudio, traslados, maquillaje y peinado, vestuario, retoque e impresiones.

Un fotógrafo que combine diferentes estilos, como un «fotógrafo comercial de bodas», tendrá listas de gastos más largas porque el equipo y el personal deben satisfacer los requerimientos de cada estilo fotográfico que pretenda incorporar.

En mi caso, me dedico al fotoperiodismo de bodas y, por lo tanto, mi equipo está más cerca a lo que un fotoperiodista podría aportar a la historia. Sin embargo, cuando realizo algún trabajo de fotografía comercial o de stock, mis recibos se parecen más a lo que presentaría un fotógrafo de modas.


Un ejemplo

I remember when a 4x6 cost $0.05. Now, it's like $0.30. And that's just for the paper! (photo: Daniel Sone)
Recuerdo cuando el papel fotográfico de 4x6 costaba $0.05. Ahora está a casi $0.30. ¡Y eso es solo para el papel! (Foto de Daniel Sone)

Como hay muchas maneras de abordar el tema del precio, veremos algo que muchos de nosotros proporcionamos a nuestros clientes: impresiones. Estoy usando impresiones en vez de una «tarifa creativa» porque es un producto tangible con costos claramente definidos.

El precio de las impresiones varía considerablemente de un fotógrafo a otro y hay varias razones para ello. En este punto tal vez entiendas la razón y por qué tal vez puedas (o debas) cobrar más. En cualquier caso, démosle una mirada a la forma apropiada de calcular el precio de una impresión.

Primero, no vamos a tomar en cuenta quién es tu cliente y para qué es la impresión. No le vas a cobrar a tu abuela lo mismo que a una compañía que está en la lista de Fortune 500. Igualmente, cobrarías un precio para una boda y otro para una campaña publicitaria.

En segundo lugar, tampoco vamos a considerar el uso y los derechos que les cederías a tus clientes. Esto también puede variar mucho de un caso a otro.

Después de que has calculado los gastos generales de un proyecto tienes que determinar cuánto cobrarás por las impresiones. Hay unas cuantas maneras de hacer eso: encargarse uno mismo de procesar la orden y de imprimir, procesar uno mismo la orden y mandar a imprimir a un laboratorio, o que una terecera parte se encargue tanto de procesar la orden como de la impresión.

Dependiendo de tu presupuesto y del tiempo disponible puedes elegir la opción que te parezca más apropiada de las tres. En mi caso, combino dos métodos: a veces hago que una tercera parte maneje todo el asunto y otras veces proceso la orden por mi cuenta pero un laboratorio se encarga de la impresión. En cualquiera de los casos, imprimir cuesta dinero y tengo que cobrar a mis clientes correctamente para asegurarme que cualquier opción sea rentable.

Tomemos por ejemplo una impresión simple de 8x10" en papel profesional sin ningún acabado especial, corrección de color en laboratorio o cualquier otro adicional. Una impresión simple y llana. El precio promedio que manejo entre varios proveedores tanto para trabajos profesionales como personales es de aproximadamente $0.50 por impresión. Si simplemente le cobro a mi cliente $1.00, habré doblado mi ingreso, ¿verdad?

No, en absoluto. De hecho, estoy muy por debajo.

Por lo general hay una «tarifa mínima por orden» y eso existe porque no es rentable que un laboratorio procese una orden por menos del precio mínimo establecido (usualmente $5,00). Si compro una sola impresión, me cuesta $4.50, sin incluir el envío. Si mi cliente me compra la impresión por $1.00, estoy unos $4.00 por debajo. Esto no es para nada bueno.

Otros costos podrían ser la «tarifa de proceso» que el laboratorio o galería en línea pueden cobrar por procesar tu orden. Esto puede variar entre 2% y 22%, dependiendo del proveedor y de lo que le hagas hacer.

Una vez que ves todo el panorama, queda claro que una impresión simple de 8x10" no cuesta $0.50 y, por lo tanto, no puedes cobrar una cantidad similar si quieres recuperar el costo o ganar algo. Al final de esta aritmética, la impresión podría costar $6.71 (más envío y gestión). Ahora bien, esa cantidad ni siquiera está incluyento todos los costos de producción en los que incurriste para tomar la foto y la posproducción a fin de prepararla para la impresión. Sin embargo, es un buen comienzo, pues sabemos que este popular tamaño de impresión tiene un costo mínimo de $6.71.

¿Cómo llegué a este número?

Al costo de impresión del vendedor ($0.50) le sumé la tarifa mínima por orden ($5.00) más un pago del 22% por concepto de proceso de la orden.

Es una buena idea cobrar las cifras más altas de tus costos porque te dará flexibilidad para manejar fluctuaciones entre vendedores, costos de envío y proyectos. En cualquier caso, tus precio debe permitirte obtener una ganancia con un margen lo suficientemente amplio como para ser estable. Si tus márgenes son muy estrechos, entonces bastará un descuido para poner tu contabilidad en negativo. Una buena regla general es mantener un margen de aproximadamente el 30%.

En resumen, por cada venta y proyecto deberías ganar el 30%. Si todo sale bien, ese 30% es todo tuyo y, si no, puedes usar ese amortiguador para cubrir errores.

¿Qué significa esto en el caso de la impresión de 8x10"?

Bien, tenemos un costo base de $6.71 por el pedazo de papel en sí. Si a eso le añadimos el 30%, obtenemos $8.72. Entonces, una impresión de 8x10" comienza a ser rentable a partir de los $8.72. ¿Pero vale la pena una impresión de casi $9 para aquellos de nosotros que queremos tener un negocio sostenible y rentable, además de querer comprar equipos nuevos, o invertir en educación de manera oportuna?

No, no lo es.

Si un cliente nos compra una impresión, solo hemos ganado $2.00. Podría pasar un buen tiempo antes de que podamos comprar algo más que un lapicero. Por eso, en realidad debemos cobrar más de $9.00 por una impresión de 8x10". Como dije antes, para especificar el precio de un producto tenemos que considerar cuánto gastamos en producir las imágenes, las fuerzas del mercado y nuestro nivel de habilidades. Sumar eso es la parte complicada, pues cada uno de nosotros es diferente.


Conclusión

Sal Cincotta, el experimentado fotógrafo de bodas radicado en Misuri, una vez dijo que si estás cobrando menos de $35 por una impresión de 8x10", haz tu maleta y abandona el negocio porque no es sostenible. Al principio no estaba de acuerdo con él, pero luego empecé a examinar más de cerca mi oficina, mis proveedores y mis costos de vida. Y me di cuenta que los materiales y el tiempo que invertía me estaban costando más de lo que pensaba y que mis márgenes de ganancia en bodas, retratos y trabajos similares eran demasiado pequeños como para ser sostenibles.

A fin de que mi negocio siga creciendo y ser capaz de ofrecer un buen servicio al siguiente cliente, tuve que ajustar mis precios. No cobro $35 tal como recomienda Cincotta, pero cobro significativamente más que antes por impresiones y fotografías porque me di cuenta que los costos de impresión comprenden más que el papel.

Espero que este artículo te ayude a entender la verdad del costo de tu fotografía y te de un impluso en el camino para cobrar correctamente. Lo más importante que puedes hacer para ganar dinero es averiguar tus costos y reducirlos, especialmente en la cuestión del tiempo.

El tiempo es dinero y las horas perdidas por usar una estrategia ineficiente podrían estar costándote miles y haciendo que tu tarifa por hora sea menor que la de una cadena de comida rápida. Esta no es la parte más agradable de la fotografía, pero a menos que tengas un lucrativo empleo de 9 a 5, un pariente rico o que te ganes la lotería, no hay otra forma de salir adelante.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.