Unlimited AE and Premiere Pro templates, videos & more! Unlimited asset downloads! From $16.50/m
Advertisement
  1. Photo & Video
  2. Video

La revolución de las DSLR: Ya no se trata solo de la cámara

by
Read Time:12 minsLanguages:
This post is part of a series called Video Jumpstart Guide.
How to Find and Choose a Documentary Subject
How To Choose Video Recording Formats
This post is part of a series called The Beginner's Guide to DSLR Video.
Quick Tip: Should I Buy a DSLR with Video Capabilities?
Getting Started with DSLR Video: Part One

Spanish (Español) translation by Steem (you can also view the original English article)

Camera gear including DSLR video cameraCamera gear including DSLR video cameraCamera gear including DSLR video camera

Todos los días, en algún lugar de Internet, en un foro público, en la blogosfera o en la sección de comentarios de un artículo, tiene lugar la siguiente conversación:

"Hola a todo el mundo, soy nuevo en el mundo de las cámaras DSLR. ¿Qué cámara me recomiendan comprar?".

Inevitablemente, alguien responde con un "refunfuño audible". "La herramienta adecuada para el trabajo adecuado, hermano", expresan, casi mecánicamente.

Esa frase omnipresente, que significa que hay muchas cámaras y que hay que usar la adecuada para cada trabajo, es lo último que quiere oír un cineasta principiante. Vamos, ¿no hay una cámara recomendada para un aficionado que se inicia en el cine?

La respuesta es que sí y que no.

Al principio, estaba la cámara

Para un cineasta profesional o un operador de cámara, lo más lógico es alquilar o poseer varias cámaras para cualquier trabajo que se presente. En un escenario cinematográfico profesional, lo más probable es que haya consideraciones y gastos mucho más costosos y complejos que la decisión de un paquete de cámaras. Por lo tanto, lo de "la herramienta adecuada para el trabajo adecuado" tiene sentido.

The tiny Blackmagic Pocket Cinema Camera rigged out for a professional shootThe tiny Blackmagic Pocket Cinema Camera rigged out for a professional shootThe tiny Blackmagic Pocket Cinema Camera rigged out for a professional shoot
La diminuta Blackmagic Pocket Cinema Camera, preparada para un rodaje profesional.

Sin embargo, si te estás iniciando como aficionado, a tiempo parcial o como cineasta de fin de semana, la compra de una cámara DSLR es probablemente el comienzo más natural de un largo viaje en el vídeo digital. Antes de saber cuál es la herramienta adecuada para cada trabajo, tienes que aprender a utilizar una herramienta en muchos trabajos. Hasta que adquieras más experiencia, esa única cámara tendrá que servirte para todos y cada uno de los tipos de proyectos con los que te topes. En este caso, comprar la cámara adecuada que haga muchas cosas, por la menor cantidad de dinero, es crucial.

Y si esa afición se convierte en algo serio, lo más probable es que gastes todos tus ingresos disponibles en alquilar o comprar más herramientas para potenciar la cámara, como lentes, luces y trípodes o equipos de soporte. (O, por otro lado, si descubres que el cine digital no es para ti, puedes simplemente vender la cámara y dedicarte a otras aficiones, como volar drones).

Por lo tanto, para la gente que se adentra en el cine de fin de semana, elegir la cámara adecuada para empezar es algo perfectamente correcto como primer paso. E incluso los profesionales que ya tienen cámaras están siempre buscando la cámara adecuada para añadir a su arsenal.

Entonces, ¿por qué la cuestión de la cámara irrita a algunos, mientras que para otros tiene todo el sentido del mundo? Asimismo, ¿por qué el equipo es tan importante para algunos cineastas, mientras que otros nos instan a dejar de lado las decisiones de compra y "simplemente ir a rodar"?

La respuesta es breve: no hace mucho tiempo, en sus inicios, el cine con cámaras DSLR se centraba en la cámara. "¿Qué cámara debo comprar?" era la pregunta que había que hacerse. La revolución de las cámaras DSLR ha abierto muchas puertas y ha iniciado carreras legítimas para las personas que compraron la cámara adecuada en el momento adecuado (y la utilizaron).

Pero ahora hay muchas cámaras, y los cineastas que creen en el lema "la herramienta adecuada para el trabajo adecuado" ya no quieren obsesionarse con una cámara. Siguen existiendo miles de foros, artículos, reseñas de equipos y vídeos de "unboxing" de nuevas y sorprendentes cámaras, con legiones y legiones de cabezas de equipo debatiendo los méritos de esta o aquella característica y especulando sobre el próximo lanzamiento del producto. Día tras día, revisan las especificaciones, intercambian opiniones, compran, venden, prueban y vuelven a probar las características. Todo lo que puedes hacer con una cámara que no implique hacer cine.

Así que puedes adivinar lo que ocurre cuando un principiante entra en un blog de cámaras por primera vez y pregunta: "Hola a todos, soy nuevo en la filmación DSLR, ¿qué cámara me recomiendan comprar?".

Huge selection of Canon camerasHuge selection of Canon camerasHuge selection of Canon cameras

Antes de la revolución de las DSLR

He aquí un breve resumen de por qué la revolución del vídeo con cámaras DSLR supuso un salto importante en la realización de películas, y por qué ya no se trata solo de la cámara.

Los productores de vídeo aficionados han existido desde que existen las videocámaras, grabando cosas como vídeos familiares, diarios de viaje y recitales escolares. Los cineastas "de poca monta" también han tenido que convivir con la calidad de imagen tipo videocámara, que, a falta de un término mejor, se ve como en la "vida real". Lamentablemente, esa apariencia de vídeo de "la vida real" solo hace que sea más difícil lograr eliminar los prejuicios, para que el público se olvide de que está viendo un vídeo y simplemente se siente a disfrutar de la historia.

Si bien el dicho formato de vídeo es perfectamente natural en documentales, su estética hace que incluso las películas narrativas más sólidas parezcan poco profesionales. Y aunque algunos cineastas dedicados siguieron trabajando en su oficio hasta que pudieron permitirse el cine, creo que muchos creativos acabaron abandonando el sueño de hacer cine y se pasaron a otras artes más accesibles (como la fotografía).

El cine era simplemente demasiado caro para dedicarse a él. Hoy en día, casi todo el mundo puede hacer un cortometraje de diez minutos para presentarlo en festivales de cine. Antes de la revolución de las DSLR, ese mundo solía estar reservado a las personas que se dedicaban a hacer películas. Tenías que ir a la escuela de cine, hacer contactos, pedir prestado el equipo de la escuela, pasar de dos a cuatro años leyendo libros y, finalmente, hacer el corto de diez minutos para tu proyecto de fin de carrera. Incluso con el equipo prestado, la película podría costar fácilmente entre 10.000 y 15.000 dólares.

Poster for FilmSchool TV seriesPoster for FilmSchool TV seriesPoster for FilmSchool TV series
Hace una década, esta serie de televisión de diez capítulos seguía a los estudiantes de cine de la Universidad de Nueva York mientras luchaban por producir, dirigir y financiar un cortometraje.

Y eso era con un equipo de voluntarios, robando tomas sin permisos de rodaje y con un número muy limitado de tomas por plano. Si querías seguir las reglas y hacer una película con un equipo pagado, tenías que reunir un montón de dinero antes de poder empezar a rodar. Hace unos años leí un libro sobre la realización de un largometraje independiente, dirigido a directores principiantes (probablemente recién salidos de la escuela de cine). El presupuesto estimado era de $250.000 dólares.

No hace falta decir que el rodaje de una película no era para aficionados o cineastas de fin de semana.

Imitando al cine

El sueño de hacer que el "aspecto de película" fuera asequible y accesible para las masas pronto dio un gran salto.

En el sentido más básico, el "aspecto de película" se basa en estos componentes:

  • poca profundidad de campo, donde partes de la imagen pueden estar desenfocadas, lo que hace que se preste más atención al sujeto enfocado
  • 24 fotogramas por segundo, con un atractivo desenfoque de movimiento
  • iluminación cinematográfica, gradación del color y rango dinámico
  • grano de película

Aunque las videocámaras tienen dificultades para lograr una profundidad de campo reducida, los demás componentes siguen estando al alcance de la mano. A cambio de una cuota, las películas grabadas con videocámaras, a ser posible con una buena iluminación y en condiciones controladas, podían enviarse a instalaciones profesionales que se encargarían de la gradación del color (y posiblemente de añadir grano de película) para conseguir un aspecto cercano al de película. Seguía siendo relativamente caro, pero así los programas de televisión podían parecerse más al cine que nuestros vídeos caseros.

Panasonic AG-DVX100 video camcorderPanasonic AG-DVX100 video camcorderPanasonic AG-DVX100 video camcorder

Con el tiempo, aparecieron cámaras de vídeo con la capacidad de grabar 24 fotogramas progresivos por segundo. La Panasonic DVX100 fue una cámara que cambió las reglas del juego y permitió a los cineastas principiantes tener, manejar y, lo que es más importante, practicar y aprender a rodar en su tiempo libre. Sin embargo, tenía limitaciones de imagen y grababa en definición estándar.

Y entonces aparecieron los adaptadores de lentes. Ahora, los lentes fotográficos podían acoplarse a la parte frontal de las videocámaras, y por fin se podía conseguir una profundidad de campo reducida. El problema era que, con todos los elementos de cristal adicionales combinados con los pequeños sensores de las videocámaras, la sensibilidad a la luz era muy baja y la grabación se limitaba a escenas muy luminosas. Eso sí, todos nos quedamos prendados de las tomas de los dientes de león en el patio trasero, que tenían un aspecto increíblemente cinematográfico.

La Canon 5D Mark II

Y entonces apareció esta cámara. La calidad de la imagen y los colores eran asombrosos, podía aceptar una gran variedad de lentes fotográficas que podían ver en la oscuridad (incluyendo lentes vintage asequibles), tenía una profundidad de campo asombrosa, grababa en HD y (eventualmente en una actualización) grababa a 24p. Costaba menos de 3.000 dólares. Los soportes digitales eran baratos y permitían a los cineastas grabar cantidades casi ilimitadas de algo que se parecía mucho a una película.

Canon 5D Mark II cameraCanon 5D Mark II cameraCanon 5D Mark II camera

Por supuesto, había limitaciones. El audio tenía que grabarse por separado, los clips de película estaban limitados a unos 12 minutos y se necesitaban accesorios como visores para mantener la cámara estable con la mano y ampliar la pantalla para facilitar el enfoque.

Así que sí, había algunos retos. Había que aprender trucos y aprender a enfocar. A diferencia de las videocámaras, la 5D Mark II no estaba diseñada para productores de vídeo. Grabar con esta cámara era más parecido a grabar con una cámara de cine: todo era manual. Pero para cualquiera que haya soñado alguna vez con rodar una película de forma asequible, estos eran retos bienvenidos.

Luego vinieron los accesorios y se creó una industria gigantesca en torno a una cámara: portafiltros, estabilizadores de hombro, estabilizadores, grabadores de audio, sistemas de enfoque de seguimiento, mecanismos de deslizamiento. Se lanzaron otras cámaras con características similares, aunque la 5D siguió reinando, gracias a un complemento de firmware que un grupo de programadores puso a disposición de los usuarios de forma gratuita. "Magic Lantern" añadía soluciones de audio, asistencia de enfoque, soluciones de límite de clip y toda una serie de otras características que hacían que la cámara fuera aún más atractiva.

Canon 5D Mark II with Magic Lantern installedCanon 5D Mark II with Magic Lantern installedCanon 5D Mark II with Magic Lantern installed

La industria de las cámaras DSLR creció a un ritmo increíble, en parte porque el deseo de hacer cine a un precio asequible se venía gestando desde hacía tiempo, pero también porque atrajo a muchos recién llegados que nunca se habían planteado hacer cine antes de que fuera tan accesible. Para mucha gente, la magia de poder incursionar en el cine ahora, sin tener que dedicar años de estudio y endeudarse con la tarjeta de crédito personal, era un motivo increíblemente atractivo para comprar una cámara.

Así comenzó el primero de los muchos mensajes en foros de cine, artículos y reseñas de equipos, todos los cuales empezaban diciendo: "Hola, soy nuevo en el mundo de las cámaras DSLR. ¿Qué cámara me recomiendas que me compre?".

Avancemos hasta hoy

Probablemente suene como si estuviéramos hablando de historia antigua, pero no fue hasta septiembre de 2008 cuando salió la 5D Mark II, inaugurando la revolución DSLR. Eso es, hace seis años.

En cierto modo, tiene sentido que sigamos obsesionados con la cámara. No hace mucho que una cámara concreta hizo posible todo esto, y ahora hay aún más opciones. Cualquiera que haya seguido la evolución de la era del vídeo DSLR puede seguir utilizando la 5D Mark II, o tal vez esté pasando a su segunda cámara. Otros, en cambio, pueden estar pensando en comprar su primera cámara, y ahora la elección no es tan fácil.

Canon T2i cameraCanon T2i cameraCanon T2i camera
Canon T2i - Christian Fischer (CC-BY-SA-3.0), vía Wikimedia Commons

Pero la industria es mucho, mucho más grande que la cámara ahora. Y por eso la pregunta de "¿qué cámara?" parece tan irritante para los pioneros establecidos. Hoy en día se puede comprar una Canon T2i, que es una hermana pequeña de la 5D Mark II y puede lograr un resultado muy similar, por menos de $300 dólares.

Y así, si una persona está real y legítimamente interesada en hacer cine, la cámara ya no es la principal preocupación. Por eso, cuando un recién llegado pide ayuda para comprar una cámara, una multitud de cineastas se reunirá en un coro y gritará: "¡No se trata de la cámara! Si quieres hacer una película, hay otras consideraciones. Elige la herramienta adecuada para el trabajo adecuado".

La revolución de las DSLR en la actualidad: Más que una cámara

Si la revolución de las DSLR ya no se trata solo de la cámara, ¿en qué consiste? En primer lugar, está la industria creada en torno al usuario de una DSLR. Hay muchos nuevos equipos de cámara, luces, estabilizadores, grúas, desplazadores y todo tipo de artilugios que se dirigen al fotógrafo de DSLR. No a los realizadores de películas, ni a los aficionados a las videocámaras, sino precisamente al grupo de profesionales y aficionados que han surgido en torno al cine digital en los últimos seis años.

Esta industria puede ser tan emocionante como estresante. Dado que el vídeo DSLR ha sido adoptado tanto por los profesionales como por los aficionados, el equipo tiene a veces un precio relativamente barato para los profesionales, pero incómodo para los aficionados de fin de semana.

Cinematographer Shane Hurlbut at NABCinematographer Shane Hurlbut at NABCinematographer Shane Hurlbut at NAB
El director de fotografía Shane Hurlbut en la NAB, una feria anual de radiodifusión que antes estaba destinada a los profesionales de la industria de la televisión, pero que ahora se dirige a los aficionados al vídeo y la fotografía, de todos los niveles.

En el mundo de la fotografía, incluso la profesional, los accesorios son relativamente asequibles. Y es tentador, si vienes de la fotografía, pensar en el equipo de vídeo de la misma manera que pensarías en el equipo de fotografía. Ahora utilizan la misma cámara, ¿no? Pero capturar el movimiento y el sonido requiere un nivel de control, coordinación y fiabilidad mucho mayor que el equipo fotográfico. Las cámaras pueden parecer iguales, incluso pueden ser iguales, pero no funcionan de la misma manera. Las DSLR han bajado el listón, pero hacer vídeo requiere otro nivel de producción. Hay más cosas que pueden salir mal. De ahí la necesidad de más equipo, y más caro.

Person shooting video with a lot of complicated equipmentPerson shooting video with a lot of complicated equipmentPerson shooting video with a lot of complicated equipment

Por eso, la pregunta "¿qué equipo comprar?" está en el mismo barco que la búsqueda de cámaras: océanos de opiniones, discusiones, reseñas, pruebas y repruebas. Tratar de decidir tu próxima compra puede consumir fácilmente tu tiempo libre, que podrías dedicar a practicar el cine.

Es fácil quedar atrapado en el universo de los equipos, o utilizar convenientemente la falta de equipos como excusa para evitar el duro trabajo de hacer cine. Antes de la revolución de las DSLR, era normal utilizar el alto coste de la película como justificación para retrasar el rodaje. Y no había nada de malo en esa justificación: rodar con película era realmente exorbitantemente caro.

Hoy en día, el argumento más común es que solo necesitamos una cámara mejor, o un objetivo o equipo concreto, antes de empezar a rodar la película. Pero si somos realmente sinceros con nosotros mismos, estas excusas ya no son tan justificables como hace unos años. Hoy las barreras no son tan rígidas como en la era del cine.

Ahora que ya no se trata de la cámara, ni del equipo, se trata finalmente de la creación de películas. Ya no es necesario ser un "profesional", ni tener contactos en la distribución de películas, ni proyectar en un festival de cine. Ahora cualquiera puede hacer vídeos bonitos y cinematográficos. Ahora se necesita determinación, creatividad y habilidad, más que un equipo concreto.

La parte de la revolución de las cámaras DSLR que abarca este derroche de creatividad es la que ahora es mucho más grande que la cámara. Hay comunidades creadas en torno a la ayuda mutua para hacer películas, proporcionando consejos, compartiendo trabajos y criticando guiones. Hay sitios web dedicados a la música gratuita para tus películas. Se organizan regularmente concursos amistosos y desafíos cinematográficos. Fuera de Internet, hay exhibiciones de cine locales en las que podrás ver tu película en una pantalla gigante. Y hay oportunidades de trabajo y carreras para quien las quiera.

Para el aficionado, la revolución de las cámaras DSLR ha permitido por fin hacer películas sin barreras, este fin de semana y el siguiente. Es un gran momento para iniciarse en el mundo del cine.

Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.