7 days of unlimited video, AE, and Premiere Pro templates - for free!* Unlimited asset downloads! Start 7-Day Free Trial
Advertisement
  1. Photo & Video
  2. Street

Tu cuerpo no miente: Cómo usar la conexión mente-cuerpo en la fotografía callejera

Read Time: 9 mins
This post is part of a series called Street Photography.
8 Practical Ways to Take Compelling Photographs on the Street
How to Review Your Own Photography

Spanish (Español) translation by Benjamín Porras (you can also view the original English article)

A lo largo de esta serie de fotografía callejera, hemos hablado de muchas de las preocupaciones prácticas y más obvias que tenemos al fotografiar, como elegir una cámara, prepararse para fotografiar, cómo ganar la confianza de alguien, usar la luz, explorar los ambientes interiores, evaluar y editar las fotografías, etc. Pero en este tutorial tendrá una lección más profunda y esquiva al discutir un concepto que está ligado a lo que es la intuición y cómo funciona: la conexión entre la mente y el cuerpo.

Hacer fotografía callejera requiere que seas muy sensible a tu entorno. Pero en los lugares públicos, cuando cualquier cosa puede suceder y sucede en un abrir y cerrar de ojos, los fotógrafos callejeros deben ser igual de sensibles a su propio estado mental personal mientras fotografían. De este modo, podrán hacer más que solo observar; podrán responder a lo que observan.

Ser consciente de tus reacciones personales al fotografiar te mantiene seguro, alerta y creativo, y también es lo que te diferencia a ti y a tus imágenes de otros fotógrafos callejeros. Tu respuesta es en esencia tu visión personal, incluso cuando tienes poca o ninguna interacción con tus sujetos.

Con tanto que observar y capturar en la calle, es fácil olvidarse de estar pendiente de cómo se registra dentro de ti lo que ves. Entender y usar la conexión entre la mente y el cuerpo es una forma de ser consciente de cómo estás respondiendo y ganar algo de control sobre un sujeto que es inherentemente fluido e incognoscible.

¿Qué es la conexión mente-cuerpo?

La conexión mente-cuerpo se refiere a que nuestros pensamientos, sentimientos y acciones se reflejan en nuestro cuerpo físico. El psiquiatra egresado de Harvard que fundó el Centro para la medicina de mente-cuerpo, el Dr. James Gordon, explica: "El cerebro y el sistema nervioso periférico, los sistemas endocrino e inmunológico, y de hecho todos los órganos de nuestro cuerpo y todas las respuestas emocionales que tenemos comparten un lenguaje químico común y se comunican constantemente entre sí".

Vemos que la conexión mente-cuerpo se desarrolla de varias maneras: el estrés emocional puede provocarnos úlceras, el ejercicio puede estimular sentimientos de euforia, ver comida deliciosa puede hacernos agua la boca, etc. ¿Pero cómo ayuda esta relación entre la mente y el cuerpo a los fotógrafos callejeros?

Por un lado, demuestra que la gente puede dar pistas físicas que sugieren su estado de ánimo. Obviamente muchos pensamientos, sentimientos y condiciones internas que la gente tiene no son evidentes o no son detectables durante el tiempo de contacto en la calle. Pero las observaciones y las corazonadas que te genera la presencia física y el lenguaje corporal de alguien pueden ser uno de los varios indicadores que alimentan tu intuición al navegar por los escenarios públicos.

Intuir a la gente

Todos los animales constantemente colectan información sobre su entorno y los demás animales que los rodean. Las personas no son diferentes, pero a menudo recogemos esta información sin darnos cuenta de que lo hacemos ("No sé por qué, pero tuve un buen presentimiento sobre él..."). Recopilamos detalles e impresiones, recibimos pistas sutiles y señales, y cada uno reacciona a su manera. El simple hecho de ver la vida desarrollarse delante de ti puede causar una reacción: los hombros se tensan, los brazos se relajan, sonríes o frunces el ceño. A cada instante, tu cuerpo registra lo que está pasando a tu alrededor. A veces apenas podemos señalar la fuente de estas señales, incluso si se nos presiona.

La mente y el cuerpo están inextricablemente unidos. En constante comunicación, el cuerpo afecta a la mente tanto como la mente afecta al cuerpo.

De ello se deduce que si es posible para ti reunir un sentido subyacente de alguien a través de pistas físicas, entonces es posible que tus sujetos puedan formar un sentido de ti a través de tu presencia física también. Ya sea que te sientas reticente, indiferente o intrépido mientras andas deambulando, hay una buena probabilidad de que la gente pueda detectar ese estado emocional, no solo a través de tus acciones, sino en tu postura, tu apariencia física y tu vibración en general. Todos somos más transparentes de lo que pensamos.

Cultivar un estado creativo consciente para la fotografía callejera

Iniciar las interacciones de forma consciente

Cuando fotografías en la calle, estableces el tono de la experiencia que tienes: inicias la dinámica poniéndote a ti mismo en la mezcla para fotografiar. Como resultado, la mentalidad en la que te encuentras mientras fotografíes tendrá un tremendo impacto en quién y qué encuentras, además de influir también en tu habilidad para responder a esos encuentros.

Por ejemplo, podrías ser un hombre alto, grande y con una voz profunda, pero con el comportamiento de un oso de peluche. Es muy posible que tus sujetos miren más allá de lo que muchos consideran atributos físicos intimidantes y se rijan por la amabilidad y la sensibilidad que emanan de ti, simplemente porque tus cualidades internas, tus valores e intenciones, se manifiestan con mucha fuerza. Además, el espacio que ocupas cuando fotografías juega un papel importante en la experiencia que tienes y en las fotos que haces. Además, el espacio que ocupas cuando fotografías juega un papel importante en la experiencia que tienes y en las fotos que haces.

Crear una presencia física efectiva

Si fotografías a la gente en la calle, puedes usar la conexión mente-cuerpo a tu favor determinando de antemano la respuesta emocional que quieres de tus sujetos y personificando deliberadamente esa emoción mientras fotografías. Por ejemplo, si quieres que tus sujetos se sientan cómodos, tranquilos y genuinos frente a tu lente, entonces la acción más poderosa que puedes realizar para estimular ese resultado es que tú mismo te sientas verdaderamente cómodo, tranquilo y genuino mientras te mueves. Tienes que ser lo que estás buscando para que la ley de atracción pueda hacer efecto. (Este también podría ser un gran consejo para nuestra vida no fotográfica.)

Tus sujetos traerán su propia mentalidad a la interacción también, por supuesto, y puede que sea lo contrario de lo que estás buscando, pero al proporcionar una base emocional dirigirás la interacción. Una vez que los sujetos perciban tu estado mental, al menos darás el primer paso para que sigan tu ejemplo y, con un poco de tiempo, puede incluso que ganes a los sujetos contrarios.

Estar en el mundo

Estar en el mundo es una experiencia tanto física como mental. Vemos, sentimos y pensamos en las cosas tal y como están sucediendo. Compartimos un espacio y un tiempo particular con la gente que nos rodea. Como fotógrafos, necesitamos que tanto lo mental como lo físico nos ayuden a hacer fotos del mundo en el que vivimos. Una de las mayores razones por la qué las técnicas sobre el establecimiento de una intención consciente y cultivar la conciencia de la presencia física funcionan, es que te sacan de tu burbuja y te llevan al mundo. Calman el monólogo interno de tu mente y te ayudan a recordar que debes prestar atención a lo que está pasando a tu alrededor.

Tren F, Ciudad de Nueva York, 2014. Fotografía de Amy Touchette
Este encantador niño y yo intercambiamos solo contacto visual, sin palabras, porque la ventana del metro nos separaba. Creo que la razón por la que me miró con tanta voluntad y comodidad es, en parte, porque había algo en mi presencia física que le obligó a reaccionar de esa manera.

Tu cuerpo no miente

Escuchar a tu cuerpo cuando tu mente no lo hace

Desafortunadamente, no siempre somos conscientes de nuestro estado mental, incluso cuando tenemos la intención expresa de serlo. En mi artículo anterior, Aceptar el rol del miedo en la fotografía callejera, hablé de una experiencia que tuve fotografiando en el Sur de Estados Unidos cuando las señales que me daba mi cuerpo me explicaban lo que mi mente no registraba. Estaba tan obsesionada con desafiar mis miedos en ese momento que me puse en un escenario peligroso innecesariamente. Si no fuera por las señales que me daba mi cuerpo, no habría sabido cómo salir de la situación.

No siempre somos conscientes de lo que sentimos o de por qué nos sentimos de cierta manera, pero tu cuerpo no miente; no sabe cómo hacerlo. Puede hablarte cuando tu mente no te escucha.

Usar las experiencias físicas para alterar la mente

Si es necesario, puedes animar a tu mente también a moverse en una dirección diferente al experimentar diferentes experiencias físicas. Por ejemplo, para cultivar un estado mental de paz, podrías meditar, cultivar un jardín, hacer carreras de larga distancia, escuchar música o participar en otras innumerables actividades, dependiendo de tus intereses y reacciones. Para salir de la inseguridad o el aburrimiento, podrías ponerte en situaciones físicamente desafiantes o nuevas que te obliguen a tomar la iniciativa para que eventualmente esa audacia se filtre en tu estado emocional. Por ejemplo, se sabe que las flexiones de espalda, las paradas de mano y otras acciones físicas igualmente inusuales aumentan la confianza y la toma de riesgos, pero hay muchas otras opciones; solo depende de quién eres y a qué reaccionas.

Notar cuando la mente se ve afectada por el malestar

Asimismo, ciertas experiencias físicas pueden inspirar emociones indeseables. Puede que salgas a fotografiar la imagen de tu mentalidad más efectiva, solo para encontrar que tu estado de ánimo y tus pensamientos se desvían hacia un territorio no deseado. Tal vez tu equipo es demasiado pesado, y como resultado te sientes cansado, e irritable, y no te interesa el mundo en general. O tal vez hace mucho calor afuera, así que solo estás moviéndote, creando imágenes mediocres sin mucha pasión o voluntad.

Estos son dos ejemplos muy sencillos de cómo tu experiencia física al fotografiar puede fomentar un estado mental no deseado; obviamente, un sinfín de situaciones podrían desencadenar tus emociones se desestabilicen. La clave es mantenerse consciente de tus pensamientos, sentimientos y estado de ánimo en general, para que puedas iniciar la experiencia y las fotografías que deseas. Estar presente, tanto en el mundo que te rodea como en tu estado interior, es clave en la fotografía callejera.

Conclusión

La mente y el cuerpo están inextricablemente unidos. En constante comunicación, el cuerpo afecta a la mente tanto como la mente afecta al cuerpo. Ser consciente de la conexión mente-cuerpo puede ayudarte a percibir a tus sujetos a partir de signos externos, así como ayudar a otros a percibirte. Puedes utilizar ese conocimiento en tu beneficio al tener control de tu estado mental mientras fotografías, y, como resultado, potencialmente obligar a tus sujetos a reflejar esa emoción hacía ti.

Puedes animar a tus pensamientos y sentimientos a moverse en una dirección diferente haciendo de varias técnicas físicas. Analiza continuamente tu estado emocional tan regularmente como estudias tus alrededores, para que puedas distinguir cuando las experiencias físicas usurpan el rol de tus intenciones. Tu mentalidad proporciona una base para tu experiencia y las fotografías que resultan de ella.

Advertisement
Did you find this post useful?
Want a weekly email summary?
Subscribe below and we’ll send you a weekly email summary of all new Photo & Video tutorials. Never miss out on learning about the next big thing.
Advertisement
Scroll to top
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.