Unlimited AE and Premiere Pro templates, videos & more! Unlimited asset downloads! From $16.50/m
Advertisement
  1. Photo & Video
  2. Shooting
Photography

Un recorrido detallado de una sesión fotográfica familiar

by
Difficulty:BeginnerLength:ShortLanguages:
This post is part of a series called Environmental Portraiture: How to Go Beyond the Ordinary.
How to Use Environmental Lighting Sources for Natural Portraiture
Making Your Vacation Portraits Pop!

Spanish (Español) translation by Benjamín Porras (you can also view the original English article)

En lugar de los habituales artículos teóricos sobre cómo hacer un retrato de familia, este es un paseo por mi propia experiencia. Es una recopilación de los muchos momentos de "oh ¿por qué?" que experimenté, así como ese momento único de triunfo.

Espero que aprendas de mis errores y obtengas algo de claridad para que te prepares para tu propia sesión de retratos familiares. ¡Incluso si no estás en la playa, en una tormenta, con dos niños salvajes a las 8:30 de la mañana! Espero que aprendas algo.


1. La locación

Lo primero es lo primero. Vamos a decidir dónde hacer esta sesión. En esta sesión en particular mis clientes visitaban Oahu por vacaciones, pero ya habían vivido allí unos años antes. Ya me habían indicado qué locaciones deseaban para la sesión cuando nos comunicamos originalmente.

Sus opciones eran la playa de Lanikai o la playa del Castillo. Así que... No había remedio. ¿Playa o playa? A menudo atravieso este dilema al vivir aquí. Me decidí por la de Castle, ya que nunca antes había hecho una sesión allí. Es una impresionante sección de la playa pues abarca tanto el océano como las montañas en una especie de vista panorámica de 360º.


2. La hora del día

Como en muchos casos, la hora del día en la que puedo tomar las fotos depende en gran medida de los horarios de mis clientes. Para esta sesión programamos el sábado por la mañana temprano. Esto fue emocionante. Aunque era potencialmente brillante y soleado, no sería abrumador ni estaría completamente apagado. Sin embargo, había varias nubes ominosas en el horizonte, literalmente.

La mañana de un sábado significaba menos gente, excepto quizás algunos tranquilos paseadores de perros. Cuando haces retratos familiares es agradable, al menos simular, que la familia está sola en la playa como si fuera su propio oasis privado. Así que, entre menos gente, mejor.


3. El equipo

Me presenté a esta sesión fotográfica (como lo hago normalmente) con mi cámara, flash y lente extra. Eso es todo. Si hubiera tenido un asistente habría llevado mi reflector. Sin embargo, haciéndolo sola podría haber usado una sábana blanca en la arena para obtener el efecto básico de un reflector. Al final, el equipo que tenía era bastante bueno, especialmente considerando lo rápido que me movía persiguiendo a la familia.


4. La preparación de la toma

Es importante (y algo obvio para el éxito) llegar temprano a una sesión fotográfica para ver dónde te gustaría enfocar tu fotografía. Por suerte para mí, había un pedazo gigante de madera a la deriva posado justo en la orilla. Era perfecto para que la familia se sentara y posara.

La noche anterior visité el sitio y noté que había algunas rocas rústicas más adelante en la playa donde termina la arena. Serían excelentes para añadir algo de variedad (a menudo muy necesaria) a estas fotos de la playa.


5. Presentarte a la familia

Cuando mis clientes llegaron, me di cuenta rápidamente de que mis sueños de un rodaje bello, tranquilo y compuesto eran completamente irreales. ¡Sus chicos no estaban de humor como para sentarse quietos y sonreír para la cámara! Genial. Con mis sueños hechos trizas, no sabía qué hacer después.

Al final, solo los seguí mientras retozaban en el océano, corrían por la arena e interactuaban con sus padres en un estilo de fotografía más bien periodístico. ¡La próxima vez, consideraré seriamente hacer un plan B! Eso o tener a Elmo cerca para hacerlo bailar detrás de mí mientras hago posar a la familia. Oh, y algún tipo de bebida alcohólica fuerte para beberla a sorbos cuando sea necesario (o durante toda la sesión, lo que sea).


6. Dirigir a tus clientes

Aunque había perdido todo el sentido orientación para esta sesión, pude recuperar algo de compostura y organizar la familia al menos un poco. En realidad, solo tanto como los niños lo permitieron.

Pregunté si el padre podría lanzar al niño más joven por encima de su cabeza unas cuantas veces. Los hice alejarse de mí a lo largo de la orilla (¡con los chicos yendo y viniendo por supuesto!), y los separé para que cada padre cuidará a un hijo por turno y luego viceversa.

Luego fotografíe a los niños solos. Tomas básicas/simples en realidad. A veces, solo sus sonrisas felices, con un fondo, hacían que las fotos salieran geniales.


7. Mantener la variedad

A pesar de que estaba completamente desorientada sobre la forma en que la sesión tenía que realizarse, tener una sesión menos posada me permitió más creatividad, ¡lo cual fue muy agradable! Ciertamente extraño eso en muchas de estas sesiones de retratos.

Fui capaz de entrar en mi elemento. Mientras la familia jugaba junta, yo estaba en segundo plano de modo que pudiera jugar con las amplias tomas de paisajes. Personalmente, disfruto colocar a la gente en tomas muy compuestas del cielo, el océano y las montañas, y pude hacer exactamente eso.


8. Las poses

Las tomas cándidas son encantadoras, pero los clientes esperan obtener al menos una toma de grupo posada. Una forma de lograrlo fue hacerlo casi al final de nuestra sesión cuando los chicos habían agotado (casi) toda su energía. Fueron mucho más flexibles a mis peticiones, ¡lo cual fue maravilloso! Tanto que conseguí tres fotos de grupo. ¡Ya lo sé! ¡¿Tres?! *No es todos sonrieran al mismo tiempo, pero aun así, misión cumplida.


9. El clima

Durante la sesión llovió dos veces. ¡DOS VECES! Siempre es descorazonador que eso suceda, ya que nunca sé cuánto tiempo va a durar. Termino vagabundeando bajo los árboles haciendo conversaciones esperanzadoras siempre acompañadas de silencios incómodos.

Pero, uno siempre debe ser creativo, así que tomé algunas fotos mientras esperábamos. La que desperdicia, es porque  quiere, ¿verdad? Mis clientes fueron muy complacientes y pude capturar un par de dulces encuentros mientras esperábamos que pasara la tormenta.


10. Las ediciones de postproducción

Nunca he sido muy buena en la parte de la postproducción. De verdad, preferiría evitarlo si es posible. ¡Pero es algo que pretendo dominar porque sé que hará maravillas por mí! Particularmente para una sesión como esta. Oh, Dios mío.

Debido a las nubes oscuras y ominosas y a la luz brillante de la mañana, las fotos salieron estropeadas. Se veían realmente ásperas. Honestamente pensé que tenía mis ajustes donde deberían estar para evitar cualquier problema. En momentos como este, me siento una completa aficionada y me cuestiono por qué tomo fotos. ¡Pero en última instancia, gracias al cielo por las suites de postedición que salvan a una chica como yo!


Conclusión

Supongo que la moraleja de esta historia es nunca fotografiar en exteriores y excluir a los niños de tus sesiones. Oh, solo bromeo. No todo es negativo. Pero espero que aprendas de mi experiencia la importancia de tener un plan B. Tener una variedad de opciones para dirigir la sesión fotográfica bajo la manga es crucial.

Puede ser difícil establecer un estilo sin haber conocido a la familia antes, que es exactamente el error que cometí. Además, cuando llueve, ¡trata de aprovechar la lluvía! No dejes que cosas como el clima determinen el éxito de tu sesión. Tratar de ser profesional siempre que una llovizna, una tormenta o un viento fuerte se interponga en mi camino es un objetivo personal de aquí en adelante. ¡Estoy decidida a no ser derrotada!

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Looking for something to help kick start your next project?
Envato Market has a range of items for sale to help get you started.